Traspasos

On fire: Melo anota 46 y Lebron 41 en la jornada de la NBA



Si bien ambas estrellas superaron las cuatro decenas el resultado final fue distinto para cada uno de ellos. Los New York Knicks cayeron por 102-100 ante Utah Jazz en su propia casa. Por su parte Cleveland Cavaliers consiguió un ajustadísimo triunfo 122-121 en su visita a Boston Celtics.

Carmelo Anthony

Encestó 16 de 26 de campo (1 de 1 triples) y 13 de 16 tiros libres. Atacó la pintura, se posteó y fue imparable para la defensa del Jazz. Consiguió 7 rebotes. Pero le faltó compañía, ya que sólo Pablo Prigioni anotó en doble dígito (13 puntos, 5 de 8 de campo y 2 de 4 triples).

Melo incluso empató el juego 100-100 con un triple faltando 2.3 segundos. "No hay manera de que enceste [Burke]" pensó. "Vamos a conseguir el rebote e ir a tiempo extra". Sin embargo, Trey Burke encestó sobre la chicharra el doble de la victoria. "Simplemente no lo podía creer" dijo Anthony. "Tuve que sonreírme".



LeBron James

Números muy parecidos a los de Melo: consiguió 16 de 27 tiros de campo, 3 de 8 triples y 6 de 9 tiros libres. Además recolectó 4 rebotes y agregó 7 asistencias. Fue bien acompañado por Kyrie Irving (27 puntos y 5 asistencias), Kevin Love (12 puntos y 15 rebotes) y Anderson Varejao (16 puntos).

James encestó 1 de 2 tiros libres a falta de 36.4 segundos que terminó siendo la ventaja definitiva. "Nos dimos por vencidos en un cuarto de 40 puntos [perdieron el 3º periodo 42-25] y eso es inaceptable si queremos crecer", dijo James, "pero hemos demostrado crecimiento en el último cuarto [lo ganaron 38-20]".

Courtney Lee: buzzer beater (Memphis 111-110 vs Sacramento)


Luego de un comienzo letárgico, donde llegaron a estar 33-8 en desventaja durante el primer cuarto, los Memphis Grizzlies se llevaron un triunfo espectacular sobre los Sacramento Kings con un buzzer beater de Courtney Lee, quien aprovechó una distracción de Rudy Gay y Jason Thompson para encestar el alley-oop a falta de 0.3 segundos para finalizar el juego.


Lee sumó 16 puntos desde el banco (6 de 9 de campo), acompañando los 22 puntos y 11 asistencias de Mike Conley, la producción de Marc Gasol (20 puntos y 7 rebotes) y Zach Randolph (17 y 8).

Por los Kings fueron destacadas las tareas de Gay (25 puntos y 7 rebotes), DeMarcus Cousins (22 y 12), Darren Collison (20 y 5 asistencias) y Ben McLemore (17 puntos).



El resumen completo del partido

Lakerland: el infierno en la tierra


Cuando finalizó la campaña pasada Kobe Bryant sólo pensaba en ponerse a punto y recuperar el tiempo perdido. Sin embargo muchas cosas han cambiado a su alrededor y no precisamente para bien. Kobe podría superar algunos récords (en breve sumará más puntos que Michael Jordan) aunque no haya mucho más que esperar en esta temporada.



Ritmo y juego

Una de las incógnitas que tenían Los Ángeles Lakers era el nivel de su All-Star. En 5 partidos, Kobe promedia 27.6 puntos, 5.6 rebotes, 1.6 robos y 2.8 asistencias. Números más que buenos pero también es cierto que lanza para un pobre 40.2 % de campo, 30.4% de triples y comete 3.2 pérdidas.

En el contexto de su equipo, que arrancó con 5 derrotas consecutivas, promedia 102 puntos (27% de Kobe) lanzando 43.3% de campo y 32.9% de triples. No desentona, claro. Pero tampoco alcanza: perdieron ante Houston Rockets (18), Phoenix Suns (20), LA Clippers (7), Golden State Warriors (23) y nuevamente Phoenix Suns (6). Su diferencial de derrota promedio es de 14,8 puntos siendo el peor de la liga por amplio margen (Philadelphia pierde por 11 puntos).

Infernal

En el marco de esta situación, agravada por las lesiones de Steve Nash (no disputará la campaña y es probable su retiro) y Julius Randle (lesión gravísima en el debut), la marcha de Pau Gasol a Chicago, las incorporaciones mínimas de Jeremy Lin y Carlos Boozer; en el horizonte de Bryant aparece como único objetivo el de superar a Michael Jordan en la tabla de goleadores históricos de la liga y pensar en Karl Malone, aún lejos. Para superar al cartero debería jugar otras dos temporadas a un ritmo de 75 partidos y promediando más de 22 puntos por partido.



El mayor desafío de Kobe Bryant será tomar una decisión: retirarse en una temporada de las peores en la historia de la franquicia o meditar una continuidad, acaso resignando dinero y protagonismo a cambio de un final más luminoso. El número 24 tiene la palabra.